Buscar
  • RecreArte

Arteterapia: Herramienta para ayudar a los niños a resolver problemas en la escuela

Actualizado: mar 7

Por Arie Schwartzman - agosto 23, 2017




Para empezar, la arteterapia es un tipo de terapia emocional, facilitada por un arteterapeuta, el cual ha estudiado pintura, dibujo, escultura, entre otras formas de artes plásticas.


La arteterapia tiene la finalidad de entender el comportamiento humano.

Primeramente se trabaja a través del arte junto con el paciente para lograr un mejor autoconocimiento, resolver conflictos, entender a la familia, su lugar en la sociedad y sus fortalezas.

Los objetivos de este tipo de terapia son parecidos a los de una terapia emocional tradicional.


Otro objetivo de la arteterapia es promover la creatividad y divertirse a través de la exploración de los diferentes materiales.

Una obra de arte estética o “bonita” no es la finalidad, quizá el resultado sea bonito o no y lo importante es la expresión.


El arte es uno de los lenguajes preferidos por los niños.


El arte es un lenguaje en sí y en muchas ocasiones el preferido por los niños, no solo por aquellos que todavía no aprenden hablar sino los que se expresan más fácil a través de colores, o moldeando plastilina, dibujando su familia para contarle al terapeuta sobre ella.

Como resultado, se puede ver al paciente pintando su mascota favorita o expresando su enojo dibujando la casa de la cual se mudó a una nueva.


En el arte se acepta todo, se busca contener todas las emociones y proporcionar un lugar seguro de expresión.

De hecho, el terapeuta de arte conoce sobre las diferentes teorías de desarrollo emocional y cognitivo, así como las características de los materiales y cómo se conectan con las emociones.

Por ejemplo, el terapeuta sabe que la pintura es un material difícil de controlar y muy expresivo, por lo que se lo brindará al paciente en el momento adecuado y quizá en un principio trabaje más con lápices de color y plumones.


¿Cómo es una sesión de arteterapia?


Las sesiones individuales tienen una duración de 60 minutos, mientras que las grupales, de 90 minutos.

El arteterapeuta prepara el espacio, generalmente su consultorio, de la siguiente manera: Los materiales se encontrarán en una mesa, listos para usar y de una manera que inviten al niño a empezar a crear.

Por ejemplo, los plumones y colores en contenedores y preparar una paleta con pinturas acrílicas, listo para usar.

Al principio del tratamiento se ofrecen materiales con mayor posibilidad de control como lápices de colores, plumones, papeles de diferentes tamaños y colores.

En ocasiones los pacientes tienen muchas ideas para comenzar a usar los materiales, expresando así su mundo interno.

En otros momentos, el paciente no sabrá cómo comenzar a hacer arte o qué materiales usar y es acá donde el terapeuta puede proponer algunas ideas, lo que de igual manera resultará en la expresión del mundo interno del paciente.

Algunas ideas podrían ser el hacer un collage, lo cual es un excelente primera aproximación al arte, ya que las imágenes ya existen y este ejercicio promueve la creatividad y la autoconfianza con el arte.

A través del desarrollo del tratamiento se irán viendo distintos materiales, en ocasiones sólo se trabajará con arte, en otros momentos se utilizará el arte creado para hablar de uno mismo, haciendo preguntas y reflexiones.


¿Cuáles son los principales problemas con los que se enfrentan los niños en la escuela?


Bullying Dificultades en el aprendizaje Problemas de conducta Socialización Dificultades en el desarrollo (lenguaje, motricidad, control de esfínteres). Dificultades emocionales Problemas o cambios familiares, que se expresan en el ámbito escolar (por ejemplo: el nacimiento de un hermanito). Alimentación inadecuada. Dificultad en el control de emociones Problemas para expresar los sentimientos propios. Falta de interés o poca motivación Falta de conocimiento de las fortalezas propias. Dificultad para jugar


¿Cómo la arteterapia puede ser una herramienta para ayudar a los niños en la escuela?


El crear arte y sus materiales brindan la posibilidad de plasmar en papel las emociones, identificarlas y luego poder hablar de ellas.

Los colores para cada artista significarán otra cosa.

Un niño puede relajarse amasando barro y creando una figura, mientras que otro pedirá un crayón para llenar con colores su dibujo.

La tarea del terapeuta acá será la de facilitar este proceso de una manera segura, conociendo los materiales y sus características así como al niño y lo que se encuentra expresando.


Otros niños podrán realizar un dibujo y contar una historia, usando el dibujo de una ocasión que los hizo enojar, o los entristeció.

Este distanciamiento entre el paciente y el dibujo puede ayudar a identificar mejor las emociones y puede ser más fácil su manejo, ya que se usa un objeto para hablar de uno mismo.


El ver una pieza de arte creada desde cero hasta un producto final por uno mismo, tiene un efecto positivo en la autoestima y en la posibilidad de cumplir un objetivo, lo que se relaciona mucho con cómo se trabaja en la escuela y sus tareas.

A través de la conexión del terapeuta con el niño, es posible fortalecer herramientas de socialización, al decidir hacer un proyecto de arte en conjunto.

También se pueden ir señalando las fortalezas del niño a través de su aproximación con el arte.


Nicole S., Psicóloga con Maestría en Arteterapia, Contribuidora y Especialista de D-WellnessInstitute.com


4 vistas

©2020 por RecreArte. Creada con Wix.com